Hierbas Nutritivas y Medicinales: como aprovechar su poder Enzimático en Tes y Alimentos

Los pájaros y muchos animales se alimentan solamente de hierbas, incluso los pájaros seleccionan sus propias semillas o vegetales para su curación. Los humanos, desde tiempos muy antiguos, usan las hierbas no solo para comer, sino como remedios para lograr la curación, la purificación, el equilibrio y la armonía en el cuerpo.Infusión de Plantas Medicinales

Todo vegetal crudo es una fuente rica de enzimas, las cuales son sustancias poderosas que tienen una larga lista de innumerables funciones en el organismo, entre las cuales destaca su capacidad de asimilación de nutrientes de todo lo que comemos. Sin enzimas prácticamente la vida no podría existir, y una baja calidad enzimática provoca el envejecimiento y prácticamente todas las enfermedades.

Plantas curativas y plantas nutritivas

El rejuvenecimiento, curación y nutrición por medio de las plantas se ha ido desarrollando desde la superstición hasta la aplicación científica. Desde la antigüedad las hierbas se han venerado porque tienen propiedades ya sea medicinales o nutritivas. Sin embrago, se puede decir que todas las hierbas crudas (aprobadas para su consumo) ayudan a limpiar el hígado, los riñones e intestinos, activan la energía del estómago y aportan a la sangre cantidad de glóbulos rojos y blancos, reparando todo tipo de tejidos y células. Las enzimas de las hierbas  transforman la vitamina C en reconstituyentes y reparadores de tejidos y células, mantienen los vasos sanguíneos en buenas condiciones  promoviendo una circulación más activa y beneficiosa.

¿Cómo consumir las hierbas para beneficiarse al máximo de ellas?

Muchas preguntas pueden surgir cuando queremos aprovechar las plantas para nuestra salud o rejuvenecimiento. ¿Cómo hay que comerlas o tomarlas? ¿Tienen las mismas propiedades una planta desecada que una fresca? ¿Cuánto tiempo hay que hervir un te o infusión? ¿Qué dosis hay que tomar?

Consumo, compra y conservación

Como primer paso, debes adquirir las hierbas lo más frescas posibles, y de preferencia orgánicas, ya que estas no contienen fertilizantes ni otros desechos tóxicos. Una vez que las obtengas, lávalas muy bien y guárdalas envueltas en papel periódico y luego en una bolsa de plástico hermética. Mételas al refrigerador y así siempre estarán listas para cuando las necesites y preservaran su calidad enzimática. En el caso de hierbas desecadas o deshidratadas, guárdalas en un frasco de vidrio hermético, en un lugar más bien frio y oscuro. Los envases de metal o el uso de utensilios metálicos con las hierbas puede destruir sus enzimas.

Importante: si vas a comprar hierbas empacadas o en pastillas, vigila siempre que el lugar sea de calidad, hay muchos lugares donde venden hierbas empacadas que no corresponden a lo que ofrecen, incluso hay pildoras que prometen ser hierbas cuando dentro de la pildora o pastilla solo son cualquier pasto. Para que estes seguro, revisa bien el empaque y asegurate que sea de un lugar certificado.

Si las hierbas están bien almacenadas y están desecadas, pueden durar un largo tiempo en la alacena y conservar sus propiedades curativas y nutritivas. Las plantas desecadas o deshidratadas conservan las mismas propiedades enzimáticas y curativas que las plantas frescas, incluso algunas aumentan sus nutrientes con este proceso, pero están deben estar bien almacenadas.

Modo de uso:

En el caso de las hierbas frescas, puedes consumirlas en ensaladas o jugos recién hechos. Una forma muy benéfica es cortar la planta fresca en pequeños pedacitos y espolvorearla en las ensaladas o sopas. Siempre procura triturar las plantas con tus manos, o con una cuchara de madera.

Elaboración de infusiones y tes:

Las enzimas más poderosas se encuentran en los alimentos crudos. Sin embargo, el calor con las hierbas es una combinación buena que ayuda a que las propiedades de las plantas se asimilen. LA mejor forma de elaborare un te o infusión es hervir el agua y luego que ya este hirviendo agregar la planta fresca y apagar inmediatamente. Debes dejar que la hierba o los vegetales se cocinen son el calor del agua hasta que esta entibie o enfríe. Este modo de hacer una infusión o te ayudara a conservar las enzimas de las plantas, sus propiedades curativas y nutritivas y además creara un muy agradable y suave sabor en la bebida.

Dosis

Las dosis de las plantas medicinales o nutritivas dependen de cada caso y de las plantas. Por lo general se usa una cucharada sopera de hierba fresca por un vaso de agua.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
3 Comentarios
  1. octubre 4, 2014
  2. mayo 20, 2014
  3. febrero 25, 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR