Várices y Arañitas Vasculares: 3 Remedios Herbales

Las arañitas vasculares y las várices ocurren debido a problemas circulatorios, afectando sobre todo a mujeres. En el cuerpo, existen muchas venas, sin embargo,  cuando estas son visibles, representan un problema estético y en el caso de las várices también pueden ser muy dolorosas.

Várices y Arañitas Vasculares: 3 Remedios HerbalesLas várices y las arañas vasculares, aparecen debido a que la superficie de las venas se debilita provocando que la sangre se acumule y no pueda fluir hacia el corazón nuevamente con la misma facilidad, suelen tener un color morado, azul o incluso rojo.

Flavonoides para el sistema circulatorio

Los flavonoides son compuestos que aportan pigmento a alimentos de origen vegetal,  y ayudan a fortalecer los vasos sanguíneos, mejorando nuestro sistema circulatorio.

Los flavonoides brindan colores brillantes e intensos a vegetales, y su consumo habitual es recomendable si queremos prevenir y combatir la aparición de várices.

Las cerezas, cebollas, manzanas, moras, espárragos, pimientos, peras, etc. Son alimentos ricos en flavonoides, así como ciertas plantas medicinales, como la caléndula, el ginkgo biloba, espino blanco y arándano.

¿Por qué aparecen las várices o arañitas vasculares?

Las várices y arañitas vasculares, pueden ser resultado de varios factores, siendo más comunes en nuestras extremidades como piernas, pero pueden aparecer en varias áreas del cuerpo.

Algunos de los factores que contribuyen a la aparición de várices, son la obesidad, el embarazo, tabaquismo, pasar mucho tiempo sentado o cruzar las piernas mientras estamos sentados por largos periodos, una dieta pobre en fibra así como factores genéticos.

Los síntomas asociados con la presencia de várices y arañitas vasculares, son la retención de líquidos en tobillos provocando inflamación, dolor en piernas y pies, comezón, así como ulceraciones en la piel debido a que la piel alrededor de la varice se debilita.

Remedios Herbales para várices o arañitas vasculares

Adoptar hábitos para evitar la aparición de nuevas várices es primordial, pues, la prevención es más sencilla que el tratamiento, una vez que las várices aparecen. Los tratamientos de las várices deben encaminarse a mejorar la circulación sanguínea y fortalecer las paredes vasculares, una alimentación saludable y el uso de ciertas plantas medicinales pueden ayudar mejorar la circulación.

Se aconseja consultar a nuestro médico antes de optar por el uso de plantas medicinales para descartar condiciones ocultas que podrían constituir una contraindicación.

1. Castaño de las Indias

El castaño de Indias (Aesculus hippocastanum)  es uno de los remedios más populares y recurridos para combatir las várices.

El extracto del castaño de Indias ayuda a proteger y mejorar la salud de las paredes vasculares,  esto gracias a un componente conocido como escina. El castaño de Indias, puede aliviar los síntomas como el dolor y pesadez de las piernas, así como la picazón e hinchazón.

El castaño de Indias, también puede ser un ingrediente de cremas para mejorar el aspecto de nuestras várices, sin embargo, es aconsejable no depender únicamente del uso tópico, ya que este es local y su absorción no es la misma, aunque sí puede ser útil para mejorar la hinchazón y dolor.

La parte más utilizada para tratar las várices, son las semillas, pues por su concentración en activos, son las consideradas más efectivas para las várices.

Consideraciones: Es muy importante  ser cuidadosos con la dosis, pues el castaño de las Indias puede estar acompañado de efectos secundarios, se aconseja preferir los extractos en cápsulas, pues así la dosificación es más controlada. No se debe consumir el castaño de las Indias durante etapas del embarazo y lactancia.

2. Centella asiática

También conocida como Gotu Kola, es una planta que se ha utilizado en medicina Ayurvédica para estimular la cicatrización de heridas, sin embargo, puede ayudar a combatir el dolor, pesadez y la hinchazón de piernas afectadas por las várices.

La centella asiática se puede tomar en forma de infusión para aliviar las molestias, sin embargo, se debe evitar su consumo si tenemos problemas hepáticos.

3. Semillas de uva

Las uvas son una pequeña y deliciosa fruta que están cargadas de vitaminas, lamentablemente muchas veces, desechamos las semillas,  las cuales son rica fuente de flavonoides, vitaminas E, vitamina C, y otras sustancias antioxidantes que pueden ser útiles para mejorar y tratar las várices.

Los compuestos en las semillas reducen la inflamación de los vasos sanguíneos y fortalecen su estructura. Se pueden consumir las semillas de uva directamente, masticándolas, o bien, machacarse y añadirse a distintas preparaciones como yogurt, ensaladas, o sopas.

El extracto de semilla de uva también se comercializa como suplemento y su aceite puede ser empleado para masajear las piernas, siempre con movimientos ascendentes desde los tobillos hacia el corazón para mejorar la circulación.

Consideraciones: Las semillas de uvas son inofensivas, no hay malestares asociados a su consumo a pesar de su amargo e intenso sabor, no obstante, ya que puede tener efectos anticoagulantes cuando se consumen en abundancia, se aconseja evitar su consumo durante el embarazo o lactancia, así como en niños.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,00 de máximo 5)
Loading...
17 Comentarios
  1. febrero 12, 2016
  2. octubre 19, 2015
  3. octubre 16, 2015
  4. octubre 8, 2015
  5. octubre 5, 2015
    • octubre 8, 2015
  6. octubre 3, 2015
    • octubre 8, 2015
  7. octubre 3, 2015
    • octubre 8, 2015
  8. octubre 3, 2015
    • octubre 7, 2015
    • octubre 8, 2015
  9. septiembre 30, 2015
    • octubre 2, 2015
  10. septiembre 30, 2015
    • octubre 2, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR