Tratamiento de la colecistitis atrófica mediante la regulación de la función de Bazo

Tratamiento de la colecistitis atrófica mediante la regulación de la función de BazoXi Dan Sheng, Wang Yong Han, Hu Tao, Fu Hong Rong, Wang Da Jun

Primer Hospital Municipal de Danjiangkou, Danjiangkou 441900, Provincia de Hubei

Se trataron 50 casos de colecistitis atrófica principalmente con el método de regulación de Bazo. 21 casos fueron curados, en 18 se observó una eficacia notable y en 7 eficacia del tratamiento. El porcentaje de efectividad total fue del 92.0%. Cuando se comparaban los resultados de la ecografía realizada antes y después del tratamiento, se pudo comprobar que el diámetro interior longitudinal y transversa, respecto al corte transversal de la vesícula biliar, había aumentado notablemente y que el grado de atrofia había mejorado de forma significativa después del tratamiento.

La colecistitis atrófica es una forma de colecistitis crónica con notable reducción del tamaño de toda la vesícula biliar como signo patológico principal. De Junio de 1994 hasta Febrero de 1995 hemos tratado 50 casos con drogas chinas utilizando el principio general de regulación de la función de Bazo y Estómago.

Datos clínicos

Los 50 pacientes eran pacientes externos, 24 varones y 26 mujeres con edades oscilando entre 18 y 72 años (16 casos < 29años; 29 casos entre 30 y 59 años; 5 casos > 60 años). La evolución patológica variaba entre 1 semana y 7 años.

Los pacientes se quejaban de dolor distensivo o dolor difuso localizado en el cuadrante superior derecho del abdomen o abdomen superior, hinchazón abdominal, inapetencia de diferente grado de intensidad y en la mayoría de los casos se observaba adelgazamiento, cansancio y tez opaca, mientras que las deposiciones eran generalmente normales.

Mediante ecografía B se evidenció que los tamaños de las vesículas biliares eran notablemente más pequeños que los de sujetos sanos. El diámetro interior mínimo de un corte transversal de la vesícula medía sólo 3.9cm x 0.5cm y el máximo era 4.1 cm x 2.1 cm. En 15 casos del grupo tratado se observaba una pared más gruesa, en 24 casos una superficie interior rugosa, en 12 casos un estancamiento de jugo biliar y la presencia de pequeñas cantidades de piedras en forma de arenilla en 11 casos.

Tratamiento y métodos de observación

La prescripción básica se componía de:

  • Codonopsis pilosula (Dang Shen) 12g
  • Atracylodse macrocephala (Bai Zhu) 12g
  • Poria cocos (Fu Ling) 15g
  • Glycyrrhiza uralensis (Gan Cao) tratada 10g
  • Saussurea lappa (Mu Xiang) 10g
  • Amomum villosum (Sha Ren) 10g
  • Citrus reticulata (Chen Pi) 15g
  • Pinellia ternata (Ban Xia) 10g
  • Bupleurum chinense (Chai Hu) 12g
  • Scutellaria baicalensis (Huang Qin) 12g
  • Lysimachia cristina (Jin Qiao Cao) 15g
  • Gallus domesticus (Ji Nei Jin) 15g
  • Corydalis turschaninowii (Yuan Huo Suo) 12g.

Modificaciones:

-Dolor intenso: Se añadían Curcuma aromatica (Yu Jin), Melia toosendan (Chuan Li Zi) y Citrus reticulata (Qing Pi) piel de fruto inmaduro.

 –Hinchazón abdominal intensa: Se añadían Magnolia officinalis (Hou Po) corteza y Citrus aurantium (Zhi Qiao).

-Humedad-calor intensa: Se reducía la cantidad de Codonopsis pilosula (Dang Shen) y se incrementó la cantidad de Lysimachia cristina (Jin Qiao Cao); se añadían Polygonum cuspidatum (Hu Zhang), Artemisia capillaris (Yin Chen) y Rheum palmatum (Da Huang), esta última añadida más tarde en la decocción.

-Pacientes con insuficiencia Yin: Se añadían Rehmannia glutinosa (Sheng Di) cruda y Lycium barbarum (Gou Qi Zi).

-Pacientes con insuficiencia de Qi: Se incrementaba la cantidad de Codonopsis pilosula (Dang Shen), Atractylodes macrocephala (Bai Zhu) y se añadía Astragalus membranaceus (Huang Qi).

-Pacientes con trastornos gástricos y reflujo ácido: Se añadían Evodia ruteacarpa (Wu Zhu Yu) y Coptis chinensis (Huang Lian).

Se preparó una decocción que se administraba una vez al día. Un ciclo terapéutico duraba 20-30 días, durante el cual se suspendía la toma de antibióticos, antiinflamatorios o colagogos y se prescindía de comida grasa. Al concluirse un ciclo se realizó otra ecografía.

Para facilitar la valoración del efecto terapéutico, el mismo médico se encargaba de realizar la ecografía antes y después del tratamiento. Se utilizó un ecógrafo B 630 Aloka que sirve tanto para la exploración cardíaca como abdominal, con una frecuencia de 3.5mhz. El paciente se sometía a la prueba después de 12h de ayuno.

Análisis de los efectos terapéuticos

1. Criterios para los efectos terapéuticos Los criterios para los efectos terapéuticos fueron elaborados por los autores en base de la mejoría de los síntomas y los resultados de la segunda evaluación mediante la ecografía B.

Curación: Desaparición de síntomas y signos, el diámetro interior del corte transversal de las vesículas alcanza valores de un adulto sano, pared de la vesícula biliar con grosor normal y superficie lisa, ausencia de colestasis ni colecistolitiasis.

Eficacia notable: Desaparición de los principales síntomas y signos, diámetro interior longitudinal x transversal de la vesícula biliar agrandado por más de 3cm2; la superficie de la pared de la vesícula biliar es lisa y de grosor normal, no hay colestasis.

Eficacia: Mejoría de síntomas y signos, diámetro interior longitudinal x transversal de la vesícula biliar agrandado por más de 2cm2 pero menos de 3cm2; o superficie de la pared irregular y ligera colestasis.

Ineficacia: No hay mejoría evidente de síntomas y signos.

2. Resultados del tratamiento: Se administró a los 50 casos 12-53 dosis de la prescripción (promedio de 26.6 tomas). 21 casos (42.0%) se curaron, 18 casos (36.0%) mejoraron notablemente, en 7 (14%) se consiguió una mejoría y en 4 (8.0%) resultó el tratamiento ineficaz. El porcentaje de eficacia total fue del 92.0%. En este grupo el diámetro interior longitudinal y transversal se había incrementado obviamente después del tratamiento, lo que indicaba una mejoría significativa de la atrofia de la vesícula biliar (ver tabla abajo). En 24 pacientes la pared de la vesícula biliar había sido rugosa y en 21 de ellos se alisó después del tratamiento. En 14 de 15 pacientes el grosor de la pared de la vesícula biliar se normalizó, 11 de 12 casos de colestasis remitieron y en 11 casos con arenilla en la vesícula se consiguió expulsarla.

Discusión

La colecistitis atrófica puede ser una secuela de una colecistitis aguda o una lesión primaria crónica de tipo inflamatorio. Los cambios patológicos principales consisten en una proliferación de tejido fibroso e infiltración de células crónicamente inflamadas, lo que conduce a un engrosamiento de la pared de la vesícula biliar y atrofia fibrosa de la vesícula.

La colecistitis atrófica puede clasificarse globalmente en dos tipos:

1) Proliferación con evidente engrosamiento de la pared de la vesícula biliar combinado con la reducción de la cavidad mucosa y colestasis de grado variado permaneciendo la mucosa integra.

2) Atrofia con considerable reducción del tamaño de la vesícula biliar y estenosis de la cavidad acompañada de presencia de piedras en forma de arenilla. Además se presentan síntomas de alteración digestiva como resultado de la atrofia y disfunción de la vesícula biliar.

Hemos tratado y analizado 49 casos de colecistitis crónica desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China1. Pensamos que los factores patógenos principales de esta enfermedad son humedad-calor y estasis de Qi hepático; consecuentemente los principios terapéuticos consisten en eliminar humedad-calor, activar el flujo de Qi y Sangre y regular el funcionamiento de Hígado y Bazo. Con esta actuación se ha podido conseguir cierto efecto terapéutico.

En los últimos años se ha ido comprobando mediante el estudio clínico más profundo que comparando la colecistitis atrófica con la colecistitis crónica sin atrofia de la vesícula biliar, los síntomas de Bazo y Estómago con debilidad de Bazo y Estómago dominaban en la colecistitis atrófica, mientras que las manifestaciones de estasis de Qi hepático y humedad-calor no eran muy evidentes.

En este grupo, los 50 pacientes presentaban hinchazón abdominal marcada, inapetencia, tez opaca y otros síntomas de insuficiencia de Qi de Bazo. La mayoría de los pacientes no presentaban dolor evidente en el abdomen superior derecho, ni eructos o sabor de boca amargo, por lo que la estasis de Qi hepático y humedad-calor eran menos dominantes.

Sostenemos que la evolución clínica de la colecistitis atrófica como secuela de la colecistitis aguda y signo patológico de una colecistitis crónica primaria es relativamente larga. En el curso patológico están implicados Bazo y Estómago, tanto si se trata de estasis de Qi hepático como de humedad-calor en Hígado y Vesícula biliar, de forma que se establece un desequilibrio entre ellos y una insuficiencia de Qi y Sangre. Las manifestaciones clínicas principales son debilidad de Bazo y Estómago y por esa razón el tratamiento debería centrarse en la regulación de la función de Bazo y Estómago.

Se utilizó una prescripción para tonificar el Bazo y reforzar el Estómago, activando la circulación del Qi, rectificando el trastorno, eliminando la estasis, regulando la función de Hígado y tonificando el Bazo. Aparte, Lysimachia cristina (Jin Qian Cao) tenía la función de eliminar calor y inducir la diuresis, Gallus domesticus (Ji Nei Jin) debía eliminar las piedras y reforzar la Vesícula biliar y Corydalis turtschaninowii (Yuan Ho Suo) debía activar la circulación sanguínea, normalizar el flujo de Qi y calmar el dolor. La aplicación de esta fórmula consigue en primer lugar la tonificación de Bazo y Estómago. Además puede eliminar humedad-calor de Hígado y Vesícula biliar y reforzar la capacidad de resistencia para eliminar los factores patógenos. Es precisamente la razón por la cual se consigue un efecto terapéutico que no sólo alivia los síntomas, sino también mejora la atrofia de la vesícula biliar.

Algunos expertos opinan que en la colecistitis y colelitiasis se deberían utilizar con precaución Codonopsis pilosula y Astragalus membranaceus, dado su efecto constrictivo sobre la vesícula biliar que puede desencadenar un cólico biliar. Sin embargo, nuestra experiencia clínica en el tratamiento de la colecistitis atrófica sugiere que el efecto constrictivo de estas dos drogas sobre la vesícula biliar facilita la secreción de la bilis y la expulsión de la arenilla. De esta manera se puede recuperar el funcionamiento de la vesícula biliar. La dosis de estas dos materias no suele ser muy grande y no se deberían utilizar junto con drogas que activan la circulación de Qi y Sangre. Así no suelen aumentar el dolor. Entre los 50 pacientes sólo un caso experimentó un incremento del dolor en la zona abdominal superior derecha que disminuyó al reducir la dosis de estas dos drogas.

 Bibliografía

  1. Xu Dan Shen, Tratamiento según la diferenciación de síndromes de 49 casos de colecistitis crónica. Revista de Medicina China de Beijing, 1988, (1):55.
  2. Zhao Ju Kai, Precaución en la administración de Codonopsis y Astragalus en caso de colecistitis y colelitiasis. Revista de Medicina China, 1986, (9): 68.
  3. Xu Dan Shen, Experiencia con el uso de Codonopsis y Astragalus en la colecistitis y colelitiasis. Revista de Medicina China, 1990, (12): 53.

Artículo por gentileza de: http://www.mtc.es/

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
10 Comentarios
  1. agosto 6, 2014
  2. septiembre 17, 2013
  3. septiembre 1, 2013
    • septiembre 11, 2013
  4. abril 8, 2013
  5. abril 8, 2013
  6. marzo 30, 2013
  7. marzo 29, 2013
  8. marzo 21, 2013
  9. marzo 20, 2013

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR