Cómo Secar y Reservar las plantas Medicinales

Las plantas medicinales pueden sernos muy útiles, pero no siempre las tenemos a mano para emplearlas, a menos que las hayamos reservado correctamente.

Secar y Reservar las plantas MedicinalesLas plantas medicinales se pueden secar, reservar y aprovechar por más tiempo después de su recolección. Estas se pueden desecar y así preservar por un tiempo prolongado para cuando así, lo requiramos.

¿Por qué secar las plantas?

Las plantas se conservan mejor cuando pasan por un proceso de secado. El secado, extrae el agua de las plantas evitando que estas se pudran o pierdan sus propiedades medicinales. Mientras que las plantas frescas sólo pueden emplearse durante el tiempo que permanezcan frescas, sin embargo, las hierbas secas pueden durar meses y aún conservar sus propiedades.

El proceso de secado también se puede utilizar en las especias, y es muy común, para conservarlas durante largo tiempo en la cocina.

Métodos de secado de plantas

Las plantas pueden secarse en casa pero siempre debemos tomar en cuenta la especie de la planta, además, se aconseja lavar bien, para eliminar las impurezas.

El secado de las plantas, puede realizarse por calor de fuentes naturales o artificiales, a fin de que la planta pierda su humedad o contenido de agua de forma progresiva.  Podemos identificar entre dos tipos de secados, el industrial, o el casero, que podemos realizar.

En la industria, se suele hacer uso de dos tipos de secados, el industrial o bien, el manual. En un proceso de secado manual, se colocan las hojas, o plantas para secar, sobre una superficie extensa para evitar que las plantas no toquen el suelo. Se suelen secar con el calor del sol, y se deben remover frecuentemente, deben protegerse del clima, aunque es un método económico, suele haber bastantes pérdidas, ya sea por las condiciones climáticas, o por contaminantes a los que puedan estar expuestos.

El proceso industrial por otro lado, requiere de máquinas diseñadas para controlar la humedad y temperatura de las plantas a fin de conseguir su secado. El proceso industrial es más controlado, por lo que suele haber pocas pérdidas y es más rápido que el método manual, el calor en este proceso suele provenir de microondas, hornos u otras fuentes artificiales.

En casa, el proceso puede ser diferente, pero si seguimos algunos consejos, podemos conseguir los mismos resultados.

Secado en base (método casero)

El secreto para un buen secado, es la ventilación y el calor, se puede aprovechar el calor del sol, por lo que es ideal en un clima seco y cálido.

Se requiere una base que no toque el suelo que consiste en un marco de madera, con una pantalla de rejilla metálica, esta estructura permitirá la ventilación. Las rejillas tipo asador, pueden ser útiles para el secado de plantas también.

Una vez que contemos con la base, colocaremos una tela de algodón o de alguna fibra natural, y sobre esta, podemos colocar las plantas. Cuando se trata de plantas de hoja pequeña, se pueden atar en un ramillete flojo, para permitir que se ventile incluso en el centro del ramillete, si son hojas grandes, se le retiran los tallos.

Seca las plantas colgándolas

Otra técnica de secado que puede ser útil, es la de colgado, es un método que se ajusta bien en las plantas aromáticas o de hojas pequeñas. Se deben formar ramilletes no muy ajustados, que después se colgarán del techo con ayuda de un hilo o listón. Puedes hacer una instalación en el techo para facilitar la tarea. Es muy importante que sea un área individual y apartada con circulación de aire, ya que no se aconseja que las plantas estén expuestas al polvo, o el vapor de la cocina, etc.

Secado en horno

Consiste en aprovechar el calor del horno para secar plantas medicinales. Debemos tomar en cuenta, que demasiado calor, puede quemar las plantas que son muy sensibles, por lo que se recomienda tener una temperatura estable de 25° C, si bien no es caliente, el ambiente seco y cálido provocará la pérdida de agua en la planta. Para secar aprovechando el calor del horno, es aconsejable no cerrar el horno, permitiendo así la ventilación y previniendo sobrecalentamiento.

Consideraciones al secar plantas medicinales

Si quieres secar plantas, procura, tener en cuenta los siguientes puntos

  • Limpia y lava las hojas antes de secarlas, para eliminar la suciedad como tierra
  • Evita la luz directa del sol si esta es muy intensa, se sabe que la luz, puede alterar las propiedades de las plantas, reduciéndolas
  • Prefiere un clima cálido pero no caliente en exceso
  • Procura que las plantas no entren en contacto con el suelo o con agentes contaminantes
  • Evita la ventilación en exceso

Almacenaje

Una vez que hayas secado las plantas, puedes reservarlas por varios días o meses, pero procura que el recipiente sea hermético, pues la simple humedad, podría echar a perder nuestro esfuerzo.

Las hojas y tallos secos, se pueden almacenar en bolsas plásticas con sellado hermético o cierre hermético.
Si deseas pulverizar las hojas una vez que estén secas, puedes reservar el polvo en recipientes de cristal bien cerrados.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
14 Comentarios
  1. agosto 6, 2015
    • agosto 16, 2015
  2. julio 18, 2015
    • agosto 16, 2015
  3. julio 16, 2015
    • julio 25, 2015
      • agosto 16, 2015
        • agosto 17, 2015
    • agosto 16, 2015
    • agosto 23, 2015
  4. julio 14, 2015
    • julio 15, 2015
  5. julio 13, 2015
    • julio 15, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR