Jarabe de Aloe Vera para enfermedad por Reflujo Gastroesofágico

Jarabe de Aloe Vera para el tratamiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico

Yunes Panahi, Pharm.D 1, Hossein Khedmat 2, Ghasem Valizadegan 3, Reza Mohtashami 4, Amirhossein Sahebkar Pharm.D 5, 6*

Jarabe de Aloe Vera para enfermedad por Reflujo Gastroesofágico1. Chemical Injuries Research Center, Baqiyatallah University of Medical Sciences, Tehran 19945581, Iran.
2. Baqiyatallah Research Center for Gastroenterology and Liver Diseases, Baqiyatallah University of Medical Sciences, Tehran 19945581, Iran.
3. Baqiyatallah University of Medical Sciences, Tehran 19945581, Iran.
4. Medicine, Quran and Hadith Research Center, Baqiyatallah University of Medical Sciences, Tehran 19945581, Iran.
5. Biotechnology Research Center, Mashhad University of Medical Sciences, Mashhad 9177948564, Iran.
6. Metabolic Research Centre, Royal Perth Hospital, School of Medicine and Pharmacology, University of Western Australia, Perth X2213, Australia.

Resumen

OBJETIVO: Investigar el uso de Aloe vera (A. vera) para el tratamiento de síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y comparar sus efectos con los de omeprazol y ranitidina.

MÉTODOS: En este ensayo controlado aleatorizado piloto se asignaron 79 sujetos al jarabe de A. vera (estandarizado a 5,0 mg de polisacárido por ml de jarabe) a una dosis de 10 ml / día, a la cápsula de omeprazol (20 g / d) o al comprimido de ranitidina (150 mg en ayunas por la mañana y 150 mg 30 minutos antes de dormir por la noche) durante un periodo de 4 semanas. Las frecuencias de los ocho síntomas principales de la ERGE (pirosis, regurgitación de alimentos, flatulencias, eructos, disfagia, náuseas, vómitos y regurgitación ácida) se evaluaron a la semana 2 y 4 de la prueba.

RESULTADOS: A. vera era segura y bien tolerada y redujo las frecuencias de todos los síntomas de ERGE señaladas, sin efectos adversos que hubieran requerido la suspensión.

CONCLUSIÓN: A. vera puede proporcionar un tratamiento seguro y eficaz para reducir los síntomas de la ERGE.

Palabras clave: Aloe vera; Enfermedad por reflujo gastroesofágico; Terapias complementarias; Resultado terapéutico; Ensayo controlado aleatorio

INTRODUCCIÓN

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una enfermedad crónica, recurrente y progresiva, asociada a una amplia gama de complicaciones relacionadas al esófago (por ejemplo la úlcera de esófago, cáncer de esófago, enfermedad de Barrett), así como las no-esofágicas (p. ej. problemas respiratorios, dolor en el pecho, angina de pecho). La lesión de la mucosa causada por el reflujo gástrico significa que la ERGE implica en ocasiones síntomas similares a la dispepsia funcional y el síndrome del colon irritable1.

Las estadísticas oficiales sugieren que el 44% de la población de los Estados Unidos tienen síntomas de ERGE, al menos una vez al mes, y el 20% al menos una vez a la semana2,3. Se ha informado de la prevalencia global de la ERGE en el mundo occidental que alcanza el 10% –20%, lo que la convierte en una de las patologías gastrointestinales frecuentes4. Sin embargo, a pesar de la alta prevalencia de la ERGE, su diagnóstico definitivo y la diferenciación clínica de otras morbilidades son difíciles, al menos en parte, debido a la presencia de manifestaciones atípicas como el reflujo laringofaríngeo, tos crónica, asma y erosión dental1.

En particular, se ha informado que los síntomas de ERGE afectan negativamente a las actividades diarias y la calidad de vida de los pacientes e imponen un coste sustancial a los sistemas de salud5,6.

En cuanto a la naturaleza recurrente de la ERGE, la mayoría de los pacientes requieren una medicación continua a largo plazo. Los inhibidores de la bomba de protones y antagonistas del receptor H2 son los tipos de fármacos más comúnmente prescritos para la ERGE. Sin embargo, pese a su efecto probado y uso generalizado, los eventos adversos como hipoclorhidria, eventos cardiacos y aumento del riesgo de fracturas de cadera han dado lugar a la preocupación respecto de la seguridad de estos fármacos7,8 lo que ha despertado un gran interés en la identificación de remedios naturales que pudieron controlar efectivamente los síntomas de ERGE y prevenir sus complicaciones.

El Aloe vera (A. vera) es una planta medicinal con amplias aplicaciones en la industria farmacéutica, tanto para trastornos sistémicos9,10 como dermatológicos11-14. El gel de A. vera se ha demostrado que posee varias acciones farmacológicas, incluyendo propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias, analgésicas, antiproliferativas y antidiabéticas15. Adicionalmente, la A. vera ha demostrado efectos anti-úlcera16,17, vulnerarios18 y antimicrobianos19, que pueden ser relevantes para el tratamiento de la ERGE y sus comorbilidades. Sin embargo, a pesar de estos mecanismos de acción prometedoras y resultados positivos en modelos preclínicos de la ERGE y las úlceras pépticas16,17, las evaluaciones clínicas del gel de A. vera como tratamiento para la ERGE han sido escasas. El presente ensayo tenía como objetivo explorar la eficacia clínica del jarabe de A. vera en comparación con los medicamentos estándar de omeprazol y ranitidina en pacientes que sufren de los síntomas de ERGE.

MÉTODOS

Participantes

Este ensayo clínico abierto, aleatorizado, con control positivo incluyó a pacientes de edades comprendidas entre 18-65 años que fueron diagnosticados con ERGE y derivados al departamento de endoscopia en el Hospital Baqiyatallah (Teherán, Irán). El protocolo del estudio fue aprobado por el Comité Institucional de Ética y se obtuvo el consentimiento informado por escrito de todos los participantes. Los criterios de exclusión fueron el embarazo, la lactancia materna, y la presencia de hematemesis, odinofagia, la ERGE resistente al tratamiento, otros trastornos gastrointestinales (por ejemplo, úlcera péptica, síndrome del intestino irritable, enfermedades obstructivas), enfermedades hepáticas, síndrome de malnutrición, enfermedades hematológicas, uso de fármacos relajantes musculares (por ejemplo, agentes anticolinérgicos, bloqueadores de los canales de calcio), o antecedentes de hipersensibilidad a las preparaciones de A. Vera.

Tratamientos

Setenta y nueve sujetos elegibles fueron asignados al azar al grupo de jarabe de A. vera (10 ml una vez al día), al grupo de cápsula de omeprazol (20 mg una vez al día) o al grupo del comprimido de ranitidina (150 mg en ayunas por la mañana y 150 mg 30 minutos antes de dormir por la noche) durante un período de 4 semanas. La aleatorización se realizó utilizando una tabla de números aleatorios controlada por la farmacia. El jarabe de A. vera fue formulado por el Barij Esencia Pharmaceutical Co., (Mashhad Ardehal, Kashan, Irán), y fue estandarizado a 5,0 mg de polisacárido por ml de jarabe.

Evaluación de la eficacia

La eficacia del tratamiento se evaluó teniendo en cuenta los síntomas20,21. La mejoría de los síntomas habituales de la ERGE se midió de acuerdo con un cuestionario de la enfermedad de reflujo modificado22, una escala validada de autoevaluación que se utiliza ampliamente para la evaluación de los efectos del tratamiento antirreflujo23. Las frecuencias de los ocho síntomas principales de la ERGE, a saber, pirosis, regurgitación de alimentos, flatulencias, eructos, disfagia, náuseas, vómitos y regurgitación ácida, se evaluaron a las semanas 2 y 4 del ensayo y se compararon entre los diferentes grupos de tratamiento.

Análisis estadístico

Los análisis estadísticos se realizaron utilizando el software SPSS versión 16.0 (SPSS Inc., Chicago, IL, EE.UU.). Las comparaciones de las frecuencias de los síntomas de ERGE intergrupales se llevaron a cabo utilizando la prueba de los signos binomiales. Las comparaciones entre los grupos se hicieron usando ?2 de Pearson o la prueba exacta de Fisher. Los datos cuantitativos se expresan como la media ± desviación estándar (X¯±s). En los análisis, un valor bilateral de P<0,05 se consideró estadísticamente significativo.

Resultados

Las características demográficas de los grupos de estudio, incluyendo la edad, sexo, índice de masa corporal, nivel de educación y el hábito de fumar. No se encontraron diferencias significativas relativas a ninguno de estos parámetros entre los grupos.  El nivel de gravedad de los síntomas de ERGE se evaluó después de 2 y 4 semanas de tratamiento.

Las frecuencias de la línea de base de todos los síntomas de ERGE evaluadas fueron similares en los grupos de A. vera, ranitidina y omeprazol (P> 0,05). Las frecuencias de todos los síntomas de ERGE se redujeron a la semana 2 y 4 de tratamiento en el grupo de A. vera, en comparación con la línea base, con una tendencia hacia una mejora adicional en las frecuencias de la pirosis, flatulencias y eructos desde las semanas 2-4 del ensayo.

En el grupo de omeprazol, las frecuencias de todos los síntomas evaluados se redujeron significativamente en comparación con el valor inicial en ambos puntos de tiempo (semanas 2 y 4) y las frecuencias del ardor de estómago, flatulencias, eructos y la regurgitación ácida también mostraron reducciones significativas en la semana 4 frente a la semana 2.

En el grupo de la ranitidina, las frecuencias de ardor de estómago, flatulencia, eructos, náuseas, vómitos y regurgitación ácida se redujeron significativamente en la semana 2 en comparación con la línea base. Las frecuencias de todos los síntomas evaluados excepto las flatulencias se redujeron significativamente en la semana 4 en comparación con la línea de base y la semana 2, mientras que las flatulencias se redujeron en la semana 4 en comparación con la semana 2.

La A. vera tuvo menos efectos en la reducción de las frecuencias de ardor de estómago a la semana 2 y 4 en comparación con omeprazol, y en la semana 4 en comparación con ranitidina, y menos efecto sobre las flatulencias en la semana 4, en comparación con el omeprazol, y a las semanas 2 y 4 en comparación con ranitidina. Los pacientes en el grupo A. vera también tenían una mayor frecuencia de eructos en la semana 4 en comparación con los pacientes en el grupo de omeprazol. Las frecuencias de otros síntomas fueron comparables entre los grupos de estudio.

 Hubo dos informes de reacciones adversas en el grupo A. vera (1 con vértigo y 1 con dolor de estómago), tres en el grupo de omeprazol (1 con dolor de cabeza, 1 con estreñimiento y 1 con ardor de estómago), y tres en el grupo de ranitidina (1 con estreñimiento, 2 con ardor de estómago, y 2 con diarrea). Estos eventos adversos fueron responsables de dos abandonos en el grupo de ranitidina y dos en el grupo de omeprazol, pero ninguno en el grupo de A. vera.

Discusión

Los resultados del presente ensayo controlado aleatorizado proporcionan evidencia de la eficacia del jarabe de gel de A. vera en la disminución de los síntomas comunes de la ERGE. Esta eficacia de A. vera era comparable a los de los fármacos estándares ranitidina y omeprazol respecto a la mayoría de los síntomas. Un estudio epidemiológico en Polonia informó que A. vera se utiliza de forma rutinaria para tratar la hiperacidez gástrica, así como las úlceras gástricas y duodenales en fumadores de cigarrillos24. En un estudio experimental, la administración intravenosa de aloctina A, una glicoproteína presente en especies de Aloe, se mostró eficaz de reducir la secreción del jugo gástrico, el ácido y la pepsina, e inhibir las lesiones gástricas agudas en ratas25. Otro estudio en ratas con úlceras gástricas mostró que el tratamiento con A. vera reduce la adhesión de leucocitos a las vénulas postcapilares, concentraciones séricas elevadas de interleucina- 10, y la reducción de la necrosis tumoral en suero del factor ? (TNF-?). Además, el examen histopatológico reveló una reducción de la inflamación gástrica y del tamaño de la úlcera, y una proliferación de células epiteliales mejorada y el crecimiento de la glándula gástrica después del tratamiento con A. vera. Estos efectos protectores de A. vera eran comparables a los del medicamento estándar sucralfato17.

El estrés oxidativo y la inflamación se consideran los factores clave en la fisiopatología de la ERGE26. La eficacia del gel de A. vera para la reducción de los síntomas de la ERGE por lo tanto puede ser atribuible en parte a sus componentes antioxidantes y anti-inflamatorios 27. La A. vera posee una propiedad antioxidante y se ha demostrado que reduce el daño oxidativo en varios modelos experimentales, incluyendo la hepatotoxicidad inducida por CCl4 y fibrosis hepática crónica28. Hay varios mecanismos responsables de las acciones antioxidantes de A. vera, incluyendo el barrido de radicales libres, la reducción de la peroxidación lipídica y la regulación en alza de los enzimas antioxidantes27,29,30. Además, la infiltración de leucocitos y las concentraciones de TNF-? circulante se redujeron significativamente tras la administración de A. vera en ratones infectados por el Helicobacter pylori31. Siendo importante para su papel en los trastornos gastrointestinales, la A. vera ha demostrado fuertes efectos antimicrobianos contra el H. pylori19, así como tener un efecto reductor sobre la secreción del ácido gástrico32. Se ha propuesto que este efecto esté asociado con la acción de las lectinas presentes en A. vera, que inhiben la captación por la aminofenazona las células parietales, reduciendo así la secreción ácida33.

Los resultados del presente estudio indican que la toma de A. vera fue segura y bien tolerada, y a diferencia de los tratamientos de comparación, su administración no se asoció con la suspensión del tratamiento. Esta planta ha sido clasificada como generalmente segura, según la evidencia clínica, y su seguridad es demostrada por una larga historia de apoyo etnobotánico. Además, las preparaciones de A. vera son relativamente baratas y ampliamente disponibles, y sus actividades terapéuticas se han demostrado frente a varios trastornos que acompañan comúnmente la ERGE, tales como úlceras pépticas, síndrome de intestino irritable 16,17, 34 colitis ulcerosa, diabetes tipo 2 9,10,35 y dislipidemia9,10.

En conclusión, los resultados de este ensayo controlado aleatorizado piloto indican que el jarabe de A. vera proporciona un tratamiento seguro y eficaz para reducir la frecuencia de los síntomas de ERGE. Por lo tanto, A. vera se debería proponer como complemento eficaz en pacientes que sufren de ERGE. Se necesitan más estudios para investigar el impacto del tratamiento con dosis altas de A. vera, y también para explorar la eficacia del tratamiento de A. vera en la reducción de las complicaciones a largo plazo de la ERGE, como el esófago de Barrett, estenosis esofágica, esofagitis erosiva y el carcinoma esofágico.

REFERENCIAS

1. Lee SY, Lee KJ, Kim SJ, Cho SW. Prevalence and risk factors for overlaps between gastroesophageal reflux disease, dyspepsia, and irritable bowel syndrome: a population-based study. Digestion 2009; 79 (3): 196-201.

2. Petersen H. The prevalence of gastrooesophageal reflux disease. Scan J Gastroenterol Suppl 1995; 211: 5-6.

3. Locke GR 3rd, Talley NJ, Fett SL, Zinsmeister AR, Melton LJ 3rd. Prevalence and clinical spectrum of gastroesophageal reflux: a population-based study in Olmsted County, Minnesota. Gastroenterology 1997; 112(5): 1448-1456.

4. Dent J, El-Serag HB, Wallander M-A, Johansson S. Epidemiology of gastrooesophageal reflux disease: a systematic review. Gut 2005; 54(5): 710-717.

5. McDougall NI, Johnston BT, Kee F, et al. Natural history of reflux oesophagitis: a 10 year follow up of its effect on patient’s symptomatology and quality of life. Gut 1996; 38: 481-486.

6. Farup C, Kleinman L, Sloan S, et al. The impact of nocturnal symptoms associated with gastroesophageal reflux disease on health-related quality of life. Arch Intern Med 2001; 161(1): 45-52.

7. Yang YX, Lewis JD, Epstein S, Metz DC. Long-term proton pump inhibitor therapy and risk of hip fracture. JAMA 2006; 296(24): 2947-2953.

8. Ament PW, Dicola DB, James ME. Reducing adverse effects of proton pump inhibitors. Am Fam Physician 2012; 86(1): 66-70.

9. Ngo MQ, Nguyen NN, Shah SA. Oral aloe vera for treatment of diabetes mellitus and dyslipidemia. Am J Health Syst Pharm 2010; 67(21): 1804-1811.

10. Huseini HF, Kianbakht S, Hajiaghaee R, Dabaghian FH. Anti-hyperglycemic and anti- hypercholesterolemic effects of aloe vera leaf gel in hyperlipidemic type 2 diabetic patients: A randomized double-blind placebo- controlled clinical trial. Planta Med 2012; 78(4): 311-316.-

11. Feily A, Namazi MR. Aloe vera in dermatology: a brief review. G Ital Dermatol Venereol 2009; 144(1): 85-91.

12. Panahi Y, Davoudi SM, Sahebkar A, et al. Efficacy of Aloe vera/olive oil cream versus betamethasone cream for chronic skin lesions following sulfur mustard exposure: a randomized double-blind clinical trial. Cutan Ocul Toxicol 2012; 31(2): 95-103.

13. Panahi Y, Sharif MR, Sharif A, et al. A randomized comparative trial on the therapeutic efficacy of topical aloe vera and calendula officinalis on diaper dermatitis in children. Scientific World Journal 2012; 2012: 810234.

14. Panahi Y, Beiraghdar F, Akbari H, Bekhradi H, Taghizadeh M, Sahebkar A. A herbal cream consisting of Aloe vera, Lavandulastoechas, and Pelargonium roseum as an alternative for silver sulfadiazine in burn management. Asian Biomed 2012; 6(2): 273-278.

15. Surjushe A, Vasani R, Saple D. Aloe vera: a short review. Indian J Dermatol 2008; 53(4): 163-166.

16. Akpan UP, Nna VU, Ekpenyong CE, Antai AB, Osim EE. Protective role of crude Aloe vera gel against gastric ulcers in alloxan – Induced diabetic rats. Res J Pharm Biol Chem Sci 2014; 5(2): 129-138.

17. Eamlamnam K, Patumraj S, Visedopas N, Thong-Ngam D. Effects of aloe vera and sucralfate on gastric microcirculatory changes, cytokine levels and gastric ulcer healing in rats. World J Gastroenterol 2006; 12(13): 2034-2039.

18. Wang XT, Teng YJ, Ge XJ, et al. Effectiveness of aloe vera for acute and chronic wounds: a systematic review. Chin J Evid Based Med 2013; 13(4): 468-473.

19. Santhosh Kumari CH, Prasad CVN, Sree Ramulu J. Determination of in-vitro and in-vivo activities of aloe vera. L Against H. Pylori. Int J Pharma Bio Sci 2010; 1(2): 124.

20. Fraser A, Delaney B, Moayyedi P. Symptom- based outcome measures for dyspepsia and GERD trials: a systematic review. Am J Gastroenterol 2005; 100(2): 442-452.

21. Mouli VP, Ahuja V. Questionnaire based gastroesophageal reflux disease (GERD) assessment scales. Indian J Gastroenterol 2011; 30(3): 108-117.

22. Shaw MJ, Talley NJ, Beebe TJ, et al. Initial validation of a diagnostic questionnaire for gastroesophageal reflux disease. Am J Gastroenterol 2001; 96(1): 52-57.

23. Thomas E, Wade A, Crawford G, Jenner B, Levinson N, Wilkinson J. Randomised clinical trial: relief of upper gastrointestinal symptoms by an acid pocket-targeting alginate- antacid (Gaviscon Double Action) – a double-blind, placebo-controlled, pilot study in gastro-oesophageal reflux disease. Aliment Pharmacol Ther 2014; 39(6): 595-602.

24. Gawron– Gzella A, htkowska-Banaszczak E. Herbs and Herbal preparations applied in the treatment of gastric hyperacidity, gastric and duodenal ulcer in cigarette smokers. Przegl Lek 2005; 62(10): 11857.

25. Saito H, Imanishi k. Effects of Aleo extracts, Aloction A on gastric secretion and on experimental gastric lesions in rats. Yakugaku Zashi 1989; 109(5): 335-339.

26. Yoshida N. Inflammation and oxidative stress in gastroesophageal reflux disease. J Clin Biochem Nutr 2007; 40(1): 13-23.

27. Kaithwas G, Singh P, Bhatia D. Evaluation of in vitro and in vivo antioxidant potential of polysaccharides from Aloe vera (Aloe barbadensis Miller) gel. Drug Chem Toxicol 2014; 37(2): 135-143.

28. Nahar T, Uddin B, Hossain S, Sikder AM, Ahmed S. Aloe vera gel protects liver from oxidative stress-induced damage in experimental rat model. J Complement Integr Med 2013; 10.

29. Mohapatra S, Pradhan S, Rath B, Tripathy S. Antioxidant properties of aloe vera in streptozotocin induced diabetic rats. Int J Pharma Bio Sci 2013; 4(3): P187-P191.

30. Haritha K, Ramesh B, Saralakumari D. Effect of Aloe vera gel on antioxidant enzymes in streptozotocin-induced cataractogenesis in male and female Wistar rats. J Acute Med 2014; 4(1): 38-44.

31. Duansak D, Somboonwong J, Patumraj S. Effects of Aloe vera on leukocyte adhesion and TNF-? and IL-6 levels in burn wounded rats. Clin Hemorheol Microcirc 2003; 29(3- 4): 239-246.

32. Keshavarzi Z, Rezapour TM, Vatanchian M, Zare Hesari M, Nabizade Haghighi H, Izanlu M, et al. The effects of aqueous extract of Aloe vera leaves on the gastric acid secretion and brain and intestinal water content following acetic acid– induced gastric ulcer in male rats. Avicenna J Phytomed 2014; 4(2): 137-143.

33. Blitz J, Smith J, Gerard J. Aloe Vera Gel in peptic ulcer therapy; Preliminary report. J American Osteopathic Assoc 1963; 62: 731- 735.

34. Asadi-Shahmirzadi A, Mozaffari S, Sanei Y, et al. Benefit of Aloe vera and Matricaria recutita mixture in rat irritable bowel syndrome: Combination of antioxidant and spasmolytic effects. Chin J Integr Med 2012. 35. Smith GD. Review paper: The use of aloe vera in ulcerative colitis. Gastrointestinal Nursing 2012; 10(6): 11-12.

Artículo Por gentileza de: Fundación Europea de Medicina Tradicional China

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
15 Comentarios
  1. septiembre 21, 2016
    • septiembre 29, 2016
  2. agosto 5, 2016
    • agosto 8, 2016
  3. junio 4, 2016
    • junio 6, 2016
  4. mayo 5, 2016
    • mayo 28, 2016
  5. mayo 2, 2016
    • mayo 2, 2016
    • mayo 28, 2016
  6. abril 28, 2016
    • mayo 28, 2016
  7. abril 27, 2016
    • mayo 28, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR