El efecto de la Dieta Tradicional China en pacientes con Sobrepeso

El efecto de la Dieta Tradicional China en pacientes con Sobrepeso

Resumen

Objetivos: El fin de nuestro estudio consistía en evaluar el efecto de una dieta tradicional china básica (DTCB) sobre pacientes con sobrepeso, en el índice de masa corporal (IMC), la masa corporal magra, la sensación de hambre y los hábitos de comer. Métodos: 694 sujetos inscritos (218 varones y 476 mujeres) fueron divides en dos grupos: el grupo A que siguió una dieta DTCB de 1200 kcal y un grupo B que siguió una dieta occidental estándar de 1200 kcal.

Resultados: Desde T0 (antes del tratamiento) a T1 (6 semanas después del tratamiento), el IMC se redujo en el grupo A de 32.33 ± 5.51 kg/m2 a 31.96 ± 5.56 kg/m2 y en grupo B de 31.62 ± 6.29 kg/m2 a 31.36 ± 6.47 kg/m2. Después del tratamiento, los pacientes del grupo A perdieron más peso (0.37 ± 0.52 kg) que el grupo B (0.26 ± 0.79 kg) (P = 0.0044).

De T0 a T1, la masa corporal magra promedio de grupo A se redujo de 16.48 ± 5.50 kg a 16.27 ± 5.45 kg (modificación de 0.21 ± 0.08 kg). En el grupo B, la masa corporal magra promedio se redujo de 16.93 ± 6.49 kg a 16.44 ± 6.29 kg (modificación de 0.49 ± 0.84 kg). La diferencia era significativa (P = 0.0078).

Conclusiones: Las dos dietas consiguieron bajar el IMC, mejorar la masa corporal magra, los hábitos de comer y la sensación de hambre. Sin embargo, la DTCB era significativamente mejor que la dieta occidental estándar. Palabras clave: dieta tradicional china básica; sobrepeso; índice de masa corporal; masa corporal magra; sensación de hambre

INTRODUCCIÓN

Los estudios preliminares sobre el tratamiento del sobrepeso con dietética tradicional china indicaron efectos interesantes sobre la reducción del peso y la modificación de adipokina1,2,3,4,5. Aunque estos estudios no sacaron conclusiones muy evidentes, subrayaron el efecto potencial de de esta dieta sobre la pérdida de peso, la sensación de hambre y los hábitos de comer. Por esa razón, el objetivo de este estudio era comparar el efecto de una dieta tradicional china básica (DTCB) con el de una dieta occidental estándar sobre el IMC, la masa corporal magra, la sensación de hambre y los hábitos de comer en una muestra de pacientes.

Elegimos estos aspectos porque los estudios preliminares antes mencionados indicaron que la DTCB era capaz de mejorar el estado psicofísico y conservaron mejor la masa corporal magra y la energía del cuerpo6. Este estudio fue realizado durante 6 semanas en una muestra de pacientes con sobrepeso.

MATERIALES Y MÉTODOS

Criterios de exclusión

Se excluyeron sujetos con enfermedades cardiovasculares y metabólicas (diabetes mellitus, hipercolesterolemia, o hipertensión arterial).

Procedimiento

694 pacientes, 218 varones y 476 mujeres, con un promedio de edad de 49 ± 9.9 e IMC promedio de .01 ± 6.10 kg/m2 fueron asignados de forma aleatoria a dos grupos: grupo A y grupo B, entre el 22 mayo de 2004 y 20 de marzo de 2005, en la Clínica Paracelso en Roma.

Grupo A era compuesto de 347 pacientes, 108 varones y 239 mujeres, con una edad promedia de 49 ± 9 años, IMC promedio de 32.33 ± 5.51 kg/m2 y masa corporal magra de 16.49 ± 5.5 kg. La DTCB fue servida para la comida y la cena, pero no para el desayuno lo que cumple con la tradición china. La DTCB (~1200 Kcal contenía 28,38% proteínas, 37,26% carbohidratos y 39,2% de grasa.

Grupo B era compuesto de 347 pacientes, 108 varones y 239 mujeres, con una edad promedia de 48 ± 9 años, IMC promedio de 31.62 ± 6.29 kg/m2 y masa corporal magra de 16.93 ± 6.3 kg. Se sirvió una dieta occidental estándar (~1200 Kcal). Los porcentajes de nutrientes eran similares a los de la DTCB: 28.8% proteínas, 44.3% carbohidratos, y 30.4% grasas.

Antes y después del tratamiento se examinaron mediante unos cuestionarios los hábitos de comer y la sensación de hambre.

Ejercicio

Se animó a todos los pacientes de realizar 15 minutos al día ejercicio aeróbico. Como el gasto de energía del ejercicio es aproximadamente 0,066 Kcal/min/peso corporal en kg, calculamos para un varón de 70 kg un gasto energético de alrededor 69.3 Kcal/día.

DTCB

Las siguientes variables fueron medidas en todos los pacientes, en T0 y T1: ICM, masa corporal magra medida con un análisis de impedancia bioeléctrica (Tanita BC- 418 MA III) y los hábitos de comer y la sensación de hambre fueron evaluados a través de cuestionarios.

 Análisis de datos

Los datos fueron procesados mediante el programa SPSS (versión 17.0.0, Chicago, IL, USA) y el Excel. La prueba t fue realizada para identificar la diferencia entre los grupos.

El estudio fue aprobado por el comité ético de la Comisión Interuniversitaria para la Investigación en Acupuntura. Los pacientes dieron su consentimiento para participar en el estudio rellenando el formulario de consentimiento informado aprobado por el comité.

RESULTADOS

En T0 no había diferencias signficativas en cuanto a la edad, sexo, masa corporal magra o sensación de hambre entre los dos grupos. En el grupo A el IMC se redujo desde T0 a T1 de 32.33 ± 5.51 kg/m2 a 31.96 ± 5.56 kg/m2 (el promedio de las diferencias de emparejados era 0.37 ± 0.52). La masa corporal magra disminuyó de 16.48 ± 5.50 kg a 16.27 ± 5.43 kg (el promedio de las diferencias de emparejados era 0.37 ± 0.52).

La puntuación de los hábitos de comer bajó de 98.03 ± 7.94 a 65.29 ± 7.07 (el promedio de las diferencias de emparejados era 32.74 ± 10.55). La puntuación de la sensación de hambre disminuyó de 4.02 ± 0.85 a 0.49 ± 0.58 (el promedio de las diferencias de emparejados era 3.53 ± 0.82).

En el grupo B el IMC se redujo desde T0 a T1 de 31.61 ± 6.29 kg/m2 a 31.36 ± 6.47 kg/m2 (el promedio de las diferencias de emparejados era 0.26 ± 0.79 kg/m2). La masa corporal magra disminuyó de 16.93 ± 6.49 kg a 16.44 ± 6.29 kg (el promedio de las diferencias de emparejados era 0.49 ± 0.84 kg). La puntuación de los hábitos de comer bajó de 98.41 ± 8.52 a 85.29 ± 7.26 (el promedio de las diferencias de emparejados era 13.12 ± 7.07). La puntuación de la sensación de hambre disminuyó en promedio de 4.02 ± 0.58 a 2.01 ± 0.65 (el promedio de las diferencias de emparejados era 2.01 ± 0.87).

En la comparación entre los dos grupos mostró una diferencia significativa a favor de la DTCB. Aunque las dos dietas tenían la misma cantidad de calorías (1200 Kcal), los pacientes del grupo A consiguieron una pérdida de peso mayor (0.37 ± 0.52 kg) que el grupo B (0.26 ± 0.79 kg) (P = 0.0044). Además, el grupo A presentó menos pérdida de masa corporal magra (0.21 ± 0.08 kg) en comparación con el grupo B (0.49 ± 0.84 kg) (P = 0.0078).

Las diferencias entre las puntuaciones de los dos grupos en cuanto a los hábitos de comer y la sensación de hambre eran significativas).El 11% de los pacientes del grupo A y 3% de los pacientes del grupo B presentaron una disminución significativa de la sensación de hambre.

 DISCUSIÓN

La obesidad se define como acumulación excesiva de grasa que pone la salud en peligro. Ahora bien, como es difícil de hacer una valoración exacta de la masa del tejido adiposo, el grado de obesidad se determina en términos de IMC7,8,9,10. La obesidad es el principal factor de riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, osteoartritis y el cancer11,12. Mientras que en su día era un problema que afectaba solo las poblaciones en Occidente, la obesidad está creciendo drásticamente en los países en vía de desarrollo, particularmente en las ciudades. Desde 2007-2008, la prevalencia de la obesidad era 32.2% en varones adultos y 25.5% en mujeres adultos13. La OMS estima que por 2015, aproximadamente 2.3 mil millones adultos tendrán sobrepeso y más de 700 millones serán obesos9.

La etiología de la obesidad es mulitfacética e incluye factores genéticos, sociales, medioambientales, de comportamiento y psicológicos10.

En la mayor parte del mundo es la dieta que es el primer medio para tratar la obesidad. Se espera que no sólo induzca la pérdida de peso sino también la pérdida de masa grasa conservando la masa corporal magra lo que es el criterio de valoración más difícil. El segundo medio es el manejo del peso lo que se puede conseguir solamente con una motivación psicológica de los pacientes11. En cuanto a los resultados de los dos grupos del estudio, la pérdida de peso en el grupo A era mayor que en el grupo B. En otro estudio con un número de sujetos más pequeño se había encontrado diferencias más significativas en cuanto al IMC, circunferencia de la cintura y peso corporal12. Sin embargo, el efecto sobre el IMC no era convincente porque es difícil de creer que las dos dietas con las mismas cantidades calóricas pueda producir diferente pérdida de peso. Por esa razón, nos hemos centrado en la masa corporal magra y los hábitos de comer. La masa grasa que se midió mediante la impedancia bioeléctrica está considerada como marcador fiable, a diferencia de la pérdida de masa grasa que se tiene que valorar siempre en relación con el agua contenida en el cuerpo14-15. Otra variable interesante era la puntuación relativa a los hábitos de comer. La puntuación promedio del grupo A era significativamente mejor que la del grupo B. Especulamos que este efecto pudiera ser determinado por el efecto de la DTCB sobre los centros de hambre y saciedad del hipotálamo. De hecho, la puntuación promedio de la sensación de hambre en grupo A era más baja que la del grupo B.

CONCLUSIONES

En resumen, los resultados del estudio indicaron que las dos dietas, basadas en una cantidad muy similar de calorías y composición de proteínas, grasas y carbohidratos condujeron a una reducción del IMC y una mejoría de masa corporal magra y sensación de hambre. Sin embargo, la DTCB era significativamente mejor que la dieta occidental estándar. La mejoría en cuanto a la conservación de la masa corporal magra en el grupo A era el resultado más relevante del estudio lo que puede interpretarse como característica principal de la DTCB.

Basado en estos resultados, podría ser muy útil investigar el mecanismo biológico subyacente de la DTCB sobre la obesidad. Se deberían realizar estudios más extensos con mejores marcadores biológicos.

 Agradecimientos

Quisiéramos agradecer a los pacientes su participación.

Referencias

1 Osborn JF, Castronuovo E, Bacci S, Mondillo V. Medicina Alternativa: una nuova speranza? IX Conferenza Nazionale di Sanità Pubblica. L’igienista nelle scelte strategiche e operative, CNR Roma 9-11-2002.

2 Rughini S, Liguori A, Petti F. Treatment of overweight and obesity with Starguo menu nutritious extract, EATCM Symposium , Vienna, 2000.

3. Guo Min Yuan et al. Obesità e eccesso ponderale. VIII Incontro della Commissione Interuniversitaria di ricerca in Agopuntura, Roma 4-3-2000.

4. Liguori A, Petti F Panico C, Rughini S. Diet Therapy according to TCM vs. conventional hypocaloric diet: a clinical study for overweight treatment. Simposio Internazionale di Agopuntura del WFAS, Roma, 2002.

5. Valenza V, Di Giuda D, Rughini S, Liguori A, Bangrazi Petti F, Panico C, D’Errico G, Perotti G, Pianesi L, Maussier ML, Focacci C. Effect of Traditional Chinese Medicine on gastric emptying in obese patients: evaluation with a standard meal. Istituto di Medicina Nucleare, Università Cattolica del Sacro Cuore di Roma, 2004.

6. Ippoliti F, Liguori A, Petti F, Canitano N, Rughini S. Leptina, Ghrelina, TNF-a prima e dopo la dieta tradizionale cinese ipocalorica e agopuntura auricolare. Eccesso ponderale, obesità, sindrome metabolica – i diversi interventi possibili, A cura dell’Istituto Paracelso, Roma, 2008.

7 .Friedman JM. Obesity in the new millennium. Nature, 404(6778):632-4, 2000.

8. Task Force Obesity Italia (TFOI). Ligio 99. Linee Guida Italiane Obesità: identificare, valutare, trattare. Edizioni Pendragon, Bologna, 1999.

9. World Health

10. Organization Obesity and overweight. Fact sheet N°311 Updated March 2011. 10 Simopoulos AP. Characteristics of obesity: an overview. Ann N Y Acad Sci,499:4-13, 1987.

11. Multifactorial Intervention and Cardiovascular Disease in Patients with Type 2 Diabetes. N. Engl. J. Med, 348:383-393; 2003.

12 The DPP Research Group. DPP Coordinating Center, The Biostatistic Center, George Washington University. The Diabetes prevention Program: recruitment methods and results Control Clin. Trials, 23(2):157-71; 2002.

13 Floral KM, Carrol MD, Ogden CL, Curtin LR. (2010) Prevalence and trends in obesity among US adults, 1999- 2008. JAMA,303(3):235-41

14 Pachocka L. Changes of body fat mass determined by be-electrical impedance and by anthropometry: BMI method and skinfolds method in overweight and obese women after implementation of low energy diet. Rocz Panstw Zakl Hig, 50(4):445-54; 1999

15 Piccoli A, Brunani A, Savia G, Pillon L, Favaro E, Berselli ME, Cavagnini F. Discriminating between body fat and fluid changes in the obese adult using bioimpedance vector analysis. Int J Obes Relat Metab Disord, 22(2):97- 104; 1988

Autores: Liguori A1, Petti F1, Rughini S2, Silli L.2, Asprino Rosa3, Maglio Cristina.3, Leonetti F3

1Department of Anatomic, Histologic, Forensic Medicine and Locomotor System Sciences, Sapienza University, Rome, Italy

2Paracelso Clinical Center, Paracelso Institute, Rome, Italy

3Department of Clinical Science, Sapienza University, Rome, Italy Viale Policlinico 155, 00161 Rome, Italy

Artículo por gentileza de: www.mtc.es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
2 Comentarios
  1. enero 21, 2014
  2. enero 15, 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR