Efectos del Linggui Zhugan Tang en el Síndrome Metabólico, combinada con ayuno en fin de semana

OBJETIVO: Evaluar el efecto terapéutico del ayuno en fin de semana y la administración de Lingguizhugan Tang modificado sobre el síndrome metabólico (SM).

MÉTODO: Veintiún pacientes con Síndrome Metabólico fueron reclutados del Primer Hospital Anexo a la Universidad Sun Yat-Sen. Se comprobaron la glucosa plasmática en ayunas (GPA), la glucosa posprandial en sangre de 30-min y 2-h (GP), insulina sérica en ayunas (ISA), la presión arterial (PA), el índice de masa corporal (IMC), circunferencia de la cintura (CC), el índice de la resistencia a la insulina (HOMA-IR), y los niveles de triglicéridos (TG), colesterol total (CT), el colesterol asociado a la lipoproteína de baja densidad (LDL-C), y el colesterol asociado a la lipoproteína de alta densidad (HDL-C). Sólo se les permitió a los pacientes beber agua y la decocción de materias medicinales chinas durante los fines de semana. Todos los índices fueron analizados de nuevo después de 12 semanas de tratamiento.

Adelgazar y perder peso

 

CONCLUSIÓN: el ayuno en fin de semana hace que el metabolismo de la glucosa mejore. Baja el PA y reduce los niveles de LDL-C, IMC y CC. Estos datos sugieren que el ayuno en fin de semana puede ser una terapia eficaz para el SM debido a la prevención de la aterosclerosis coronaria. Palabras clave: ayuno en fin de semana, síndrome metabólicoRESULTADOS: la GPA, GP de 30 min, GP de 2-h, ISA, LDL-C, PA sistólica, PA diastólica, IMC, CC, y el HOMA-IR disminuyeron significativamente (P <0,05) en comparación con los niveles antes del tratamiento. TG, CT y HDL-C no cambiaron significativamente.

INTRODUCCIÓN

El síndrome metabólico (SM) es un trastorno multifactorial que abarca la obesidad, hipertensión, intolerancia a la glucosa, y niveles bajos de colesterol asociado a lipoproteínas de alta densidad (HDL-C).1-3 Padecer el SM puede implicar un riesgo cinco veces mayor de desarrollar una diabetes tipo 2 (DMT2) y dos veces mayor de desarrollar una enfermedad cardiovascular (ECV).4-6

Desde 2011, nuestro equipo de investigación ha utilizado la terapia de ayuno como un nuevo enfoque para el tratamiento de la obesidad, la hiperlipidemia, la DMT2, intolerancia a la glucosa e hipertensión. El objetivo de este estudio fue explorar la evidencia clínica de la terapia del ayuno en fin de semana sobre el SM.

MATERIALES Y MÉTODOS

Sujetos

Veintiún pacientes (12 hombres y 9 mujeres; edad de 30-65 años) fueron reclutados del Primer Hospital Afiliado a la Universidad Sun Yat-Sen, de enero 2011 a enero 2013. Los pacientes tenían que suspender la toma de cualquier medicamento por un mínimo de 7 días antes de comenzar la terapia. El criterio de inclusión fue que los sujetos tenían que tener entre 17 años y 70 años. Este estudio fue aprobado por el Comité de Ética de la Primer Hospital Afiliado de Sun Yat-Sen Universidad (Guangzhou, China). Todos los sujetos dieron su consentimiento informado por escrito para ser incluidos en el estudio. Los pacientes fueron excluidos si: (a) tenían antecedentes de úlceras gástricas, anorexia, DMT2, enfermedad coronaria, cáncer, apoplejía cerebral, o cualquier otra infección crónica grave; (B) tenían complicaciones después de desnutrición o trastornos psiquiátricos, o si estaban en la menopausia; (C) si habían tomado anteriormente medicamentos que afectan al metabolismo de lípidos, el peso corporal o el metabolismo energético; (D) si tenían antecedentes de consumo de tabaco, consumo excesivo de alcohol, o habían abusado de otras sustancias. Las mujeres embarazadas, mujeres lactantes, y mujeres que planeaban quedarse embarazadas en el año siguiente también fueron excluidas.

Estándares del diagnóstico

Los valores de corte para el índice de masa corporal (IMC), circunferencia de la cintura (CC), colesterol total (CT), la glucosa plasmática en ayunas (GPA), la presión arterial (PA), triglicéridos (TG) y colesterol asociado a la lipoproteína de alta densidad (HDL-C) se establecieron según el Panel de Expertos del Programa de Educación Nacional de EE.UU para la Detección, Evaluación y Tratamiento del la Hipercolesterolemia en Adultos (Panel de Tratamiento de Adultos III).

MÉTODOS

 El examen físico y análisis de sangre se realizaron antes del tratamiento para establecer los valores de referencia, y todos los índices fueron comprobados de nuevo después de 12 semanas. El examen físico incluyó la evaluación de peso corporal (PC) y CC. Específicamente, la CC se midió en el punto más alto de la cresta ilíaca utilizando un medidor de banda elástica. Los análisis de sangre incluyen la evaluación de CT, TG, LDL-C, HDL-C, GPA, la glucosa postprandial de sangre (GP) de 30 min, GP de 2-h, y la insulina sérica en ayunas (ISA). En resumen, todos los sujetos recibieron aclaraciones sobre el proceso de tratamiento y los posibles efectos secundarios. El día antes del comienzo de la terapia, se pidió a los  pacientes de controlar la ingesta de alimentos (especialmente limitar la cantidad de carne y aumentar la cantidad de verduras). En el primer día de tratamiento (sábado), se les explicó cómo disolver 30 g de Xuanmingfen (Natrii sulfas Exsiccatus) en 300-400 ml de agua y se los instruyó de beber la solución en 10 min. Luego, tenían que tomar la decocción Lingguizhugan modificada (200 ml), dos veces al día. Linggui Zhugan Tang modificado está compuesto de Dangshen (Radix Codonopsis) 20 g, Guizhi (Ramulus Cinnamomi) 12 g, Fuling (Poria) 30 g, Baizhu (Rhizoma Atractylodis Macrocephalae) 15 g, Gancao (Radix Glycyrrhizae) 6 g, Dahuang (Radix et Rhizoma Rhei Palmati) 9 g. Se tomó una dosis diaria, dos veces al día. Las plantas fueron proporcionadas por Kang Mei Pharmaceutical Co, Ltd (Puning, Guangdong, China). Los pacientes tenían que tomar ? 3.000 ml de agua mineral cada día y hacer ejercicio moderado durante ? 1 h al día. Este tratamiento se repitió el segundo día (domingo). Para los siguientes 5 días después del fin de semana de ayuno, los pacientes tenían que modificar su dieta progresivamente pasando de los alimentos líquidos a los sólidos. La intensidad de los ejercicios se mantenía. Este protocolo se tenía aplicar cada dos semanas, y un ciclo terapéutico duró 12 semanas.

Los posibles efectos secundarios incluyen mareos y debilidad debido a la hipoglucemia. Se les aconsejó a los pacientes comer un caramelo o un poco de chocolate si se producía una hipoglucemia durante el tratamiento. Si la baja PA ocurrió tres veces al día o persistió después de la ingesta de los alimentos, el tratamiento fue suspendido. Se aconsejó a los pacientes a medir su PA si se sentían mareados o débiles. Si la PA fue anormal, tuvieron que suspender el tratamiento y contactar con el médico para que lo atendiera de inmediato. Se debían evitar ejercicios intensos y trabajos pesados durante la terapia. Sin embargo, el ejercicio suave, como caminar, o hacer footing, o el Tai Chi fueron permitidos.

Los análisis estadísticos

Los datos se procesaron según media ± desviación estándar. Los datos fueron evaluados con el programa SPSS versión 16.0 (SPSS, Chicago, IL, EE.UU.). Los datos recogidos antes y después del tratamiento se compararon mediante RANOVA. P<0,05 fue considerado significativo.

 RESULTADOS EN CUANTO AL SÍNDROME METABÓLICO

Los efectos adversos Los principales efectos adversos fueron hipoglucemia (1 paciente) y también mareos leves y fatiga (80% de los pacientes). Los niveles normales de glucosa fueron restablecidas por el consumo de chocolate.

Comparación de PC, CC, IMC, la PA sistólica (PAS) y PA diastólica (PAD)

 Los niveles de PC, CC, IMC, PAS y PAD se redujeron después de 12 semanas de tratamiento. Todos los cambios fueron significativos en comparación con los de antes del tratamiento.

DISCUSIÓN

El síndrome metabólico es un conjunto bien definido de varias anomalías metabólicas (obesidad, resistencia a la insulina, hipertensión y dislipemia) y un factor de riesgo importante de la enfermedad cardiovascular.8,9,10 Por regla general se trata el Síndrome Metabólico controlando el peso corporal, el IMC, los parámetros sanguíneos y la presión arterial por lo que los pacientes toman varios medicamentos al mismo tiempo. Un estilo de vida apresurado, con menos ejercicios y más tiempo en casa (al menos en parte) puede explicar la alta incidencia del SM en China.11

Varios estudios han demostrado que el desarrollo de Síndrome Metabólico es causado por una forma de vida poco saludable y por la ingesta excesiva de alimentos.12,13 Non obstante, a veces, los factores  genéticos también pueden desempeñar un papel.14,15Las principales autoridades sanitarias han recomendado hacer un ajuste del estilo de vida como prevención del SM. Estas autoridades también han sugerido el aumento del ejercicio y la restricción de calorías. Estas modificaciones del estilo de vida se han demostrado eficaces para mejorar todos los aspectos del Síndrome Metabólico.16 La obesidad abdominal o la adiposidad visceral son características de Síndrome Metabólico. Estas características han demostrado de estar estrechamente asociadas a la resistencia a la insulina, dislipemia, hiperinsulinemia e hipertensión.17,18 Además, se ha observado una reducción de la CC a través de la actividad física y la reducción general del peso.19

Los resultados del presente estudio demuestran que la terapia en base de ayunos de fin de semana reducía la IMC y la grasa visceral de la cohorte del estudio. En particular, después de un ayuno de fin de semana, la adiposidad visceral fue reducida considerablemente. Además, se ha informado que la adiposidad abdominal es un factor importante para el desarrollo de la resistencia a la insulina y la hiperglucemia.20La reducción del IMC y CC en el grupo de ayunos sugirió que la terapia de ayunos de fin de semana podría ayudar a prevenir la resistencia a la insulina y el SM. Los datos de nuestro estudio demostraron también que el ayuno de fin de semana ha regulado los niveles PAS y PAD a nivel normal en pacientes con SM. Un estudio japonés (cohorte total de 2.985 adultos) mostró que la hipertensión es uno de los componentes más comunes (57,8%) del Síndrome Metabólico.21 En este sentido, nuestros resultados sugieren que este tratamiento podría ser utilizado para prevenir la hipertensión en pacientes con SM. Además, nuestros resultados muestran que la terapia de ayuno de fin de semana disminuyó el nivel de LDL-C, que es un factor de riesgo clásico para la aterosclerosis.22 Sin embargo, el ayuno de fin de semana no mostró efectos sobre los niveles de TG, CT y HDL-C. En un estudio, el riesgo de padecer diabetes tipo 2 aumentó en 5-9 veces en los pacientes con SM.23Aquí, hemos demostrado que el ayuno de fin de semana mejoró el resultado de la prueba de tolerancia a la glucosa oral y reguló el metabolismo de la glucosa alterado. Por último, se ha demostrado que la grasa visceral está estrechamente asociada con la inflamación y la resistencia a la insulina debido a los numerosos factores moduladores inmunes segregados del tejido adiposo.24 Especulamos que la terapia del ayuno podría disminuir el contenido de glucosa  en la sangre mediante regulación a la baja de la secreción de los factores inflamatorios e inmunomoduladores asociados a la reducción de la grasa visceral. El exceso de grasa corporal (un riesgo importante de la SM y ECV), también propicia la aparición de inflamaciones. Algunos estudios han demostrado que el aumento de niveles de las citoquinas inflamatorias, tales como la proteína C-reactiva, interleucina-6 y factor de necrosis tumoral-? producidas por los adipocitos puede relacionarse con la infiltración reforzada de células inflamatorias en el tejido adiposo.25,26

CONCLUSIÓN

La decocción Linggui Zhugan, combinada con ayunos en fin de semana, mejora el metabolismo de la glucosa, reduce la PA, y disminuye los niveles de LDL-C, IMC, y CC. Esta combinación podría ser un tratamiento potencial del Síndrome Metabólico al reducir el tejido adiposo (especialmente grasa visceral) y proteger a los pacientes de la aterosclerosis coronaria. Sugerimos que la reducción de los niveles de citoquinas inflamatorias secretadas por el tejido adiposo podría ser el mecanismo clave que participan en este proceso.

REFERENCIAS

1. Reaven GM. Role of insulin resistance in human disease. Diabetes 1988; 37(12): 1595-1607. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3056758

2. Ferrannini E, Haffner SM, Mitchell BD, Stern MP. Hyperinsulinaemia: the key feature of a cardiovascular and metabolicsyndrome. Diabetologia 1991; 34(6): 416-422.

3. Misra A. Insulin resistance syndrome: current perspective and its relevance in Indians. Ind Heart J 1998; 50(4): 385-395.

4. Grundy SM. Metabolic syndrome pandemic. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2008; 28(4): 629-636.

5. Grundy SM. Metabolic syndrome: a multiplex cardiovascular risk factor. J Clin Endocrinol Metab 2007; 92(2): 399-404.

6. Enas EA, Mohan V, Deepa M, et al. The metabolic syndrome and dyslipidemia among Asian Indians: a population with high rates of diabetes and premature coronary artery disease. J Cardiometab Syndr 2007; 2(4): 267-275.

7. Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults. Executive Summary of the Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA 2001; 285(19): 2486-2497.

8. National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III) final report. Circulation 2002; 106(25): 3143-3421.

9. Grundy SM, Brewer Jr HB, Cleeman JI, Smith Jr SC, Lentant C. Definition of Metabolic Syndrome: report of the National Heart. Lung and Blood Institute American Heart Association Conference on scientific issues related to definition. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2004; 24(2): 13-18.

10. Chobanian AV, Bakris GL, Black HR, et al. National high blood pressure education program coordinating committee: seventh report of the joint national committee on prevention, detection, evaluation and treatment of high blood pressure. Hypertension 2003; 42(6): 1206-1252.

11. Schrauwen P, Westerterp KR. The role of high-fat diets and physicalactivity in the regulation of body weight. Br J Nutr 2000; 84(4): 417-427.

12. Westerterp KR. Perception of passive overfeeding and energy metabolism. Physiol Behav 2006; 89(1): 62-65.

13. Troiano RP, Briefel RR, Carroll MD, Bialostosky K. Energy and fat intakes of children and adolescents in the United States: data from the National Health and Nutrition Examination surveys. Am J Clin Nutr 2000; 72(5 Suppl): 1343S-1353S.

14. Roche HM, Phillips C, Gibney MJ. The metabolic syndrome: the crossroads of diet and genetics. Proc Nutr Soc 2005; 64(3): 371-377.

15. Phillips C, Lopez-Miranda J, Perez-Jimenez F, McManus R, Roche HM. Genetic and nutrient determinants of the metabolic syndrome. Curr Opin Cardiol 2006; 21(3): 185-193.

16. Janiszewski PM, Saunders TJ, Ross R.Lifestyle Treatment of the Metabolic Syndrome. Am J Lifestyle Med 2008; 2(2): 99-108.

17. Salmenniemi U, Ruotsalainen E, Pihlajamäki J, et al. Multiple abnormalities in glucose and energy metabolism and coordinated changes in levels of adiponectin, cytokines, and adhesion molecules in subjects with metabolic syndrome. Circulation 2004; 110(250): 3842-3848.

18. Folsom AR, Kushi LH, Anderson KE, et al. Associations of general and abdominal obesity with multiple health outcomes in older women: the Iowa Women’s Health Study. Arch Intern Med 2000; 160(14): 2117-2128.

19. Nothwehr F, Yang J. Goal setting frequency and the use of behavioral strategies related to diet and physical activity. Health Educ Res 2007; 22(4): 532- 538.

20. Gast KB, Smit JW, den Heijer M et al. Abdominal adiposity largely explains associations between insulin resistance, hyperglycemia and subclinical atherosclerosis: The NEO study. Atherosclerosis 2013; 229(2): 423-429.

21. Chackrewarthy S, Gunasekera D , Pathmeswaren A ,et al. A comparison between revised NCEP ATP III and IDF definitions in diagnosing metabolic syndrome in an urban Sri Lankan population: The Ragama Health Study. ISRN Endocrinol 2013; 2013: 320176.

22. Edwards IJ, Rudel LL, Terry JG, et al. Caloric restriction lowers plasma lipoprotein (a) in male but not female rhesus monkeys. Exp Gerontol 2001; 36(8): 1413-1418.

23. Lakka HM, Laaksonen DE, Lakka TA, et al. The metabolic syndrome and total and cardiovascular disease mortality in middle-aged men. JAMA 2002; 288(21): 2709-2716.

24. Wisse BE. The inflammatory syndrome: the role of adipose tissue cytokines in metabolic disorders linked to obesity. J Am Soc Nephrol 2004; 15(11): 2792- 2800.

25. Dandona P, Aljada A, Bandyopadhyay A. Inflammation: the link between insulin resistance, obesity and diabetes. Trends Immunol 2004; 25(1): 4-7.

26. Lacasa D, Taleb S, Keophiphath M, Miranville A, Clement K. Macrophage-secreted factors impair human adipogenesis: involvement of proinflammatory state in preadipocytes. Endocrinology 2007; 148(2): 868-877.

Autores: Yubin Yang, Qiong Li, Shuqing Chen, Bin Ke, Yinjuan Huang, Jian Qin, Department of Traditional Chinese Medicine, First Affiliated Hospital of Sun Yat-Sen University, Guangzhou 510080, China

Artículo por gentileza  de: http://www.mtc.es/

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
5 Comentarios
  1. mayo 15, 2014
  2. abril 26, 2014
  3. abril 26, 2014
  4. abril 17, 2014
  5. abril 17, 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR